San Judas Tadeo Apóstol
Damos luz a la humanidad.
Biografia San Judas Tadeo

Biografía

San Judas Tadeo es uno de los apóstoles a los que más devoción se le profesa en América Latina, Frecuentemente la aversión que sienten hacia Judas Iscariote les lleva a obviar la familiaridad con este humilde e incondicional discípulo de Cristo. 

Entre nosotros San Judas se ha convertido en "el abogado de las casos imposibles y difíciles". En casi todas las iglesias del país existe una imagen de San Judas Tadeo. En algunos templos de la capital, entre los que caben destacar San Pío X, en la puertas de Caracas, y el de la Chiquinquirá, de la Florida, constantemente se ven fieles a los pies del apóstol.

La iglesia recomienda no sólo pedirle milagros a los santos sino también imitarlos.

El Apóstol Judas Tadeo figura en el evangelio como uno de los mas callados y humildes del colegio apostólico. Cuando Cristo lo invitó a seguirle lo hizo sin titubear y a partir de entonces nada ni nadie lo apartó del Gran Maestro.

A Judas le unían lazos de amistad y sangre con todos los demás discípulos y con otros personajes cristianos de los primeros años de la iglesia.

Judas nació en Galilea. Pertenecía a la tribu de Judá, Su padre era Cleofás. Cleofás se convirtió en un autentico cristiano. Defendió la fe donde quiera hasta su muerte. Una muerte cruel puesto que fue martirizado en su propia casa. Fue hermano de San José, el esposo de la Virgen Maria, y su madre María de Alfeo, tuvo otros hijos de importantísima relación con Jesús, tales como Santiago el menor, apóstol, José, el llamado el justo, y Simeón quien fue obispo de Jerusalén.

Su sobrenombre (Tadeo y Lebeo) expresan sus virtudes: su sabiduría, su firmeza y su benignidad.

San Judas fue siempre un hombre de palabra, tan serio en sus conocimientos como en la práctica de sus virtudes. Fue firme y fiel a Cristo a pesar de ser perseguido.

El hacha que sostiene significa el martirio que San Judas Tadeo vivió y su muerte decapitado

Mateo 9,35-38.10,1.5a.6-8.

Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias. 
Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. 
Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. 
Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha." 
Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia. 
A estos Doce, Jesús los envió con las siguientes instrucciones:
Vayan, en cambio, a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. 
Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. 
Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente.


Website Builder